Vicio

Compra labiales del mismo tono, de una marca diferente, mínimo dos veces por mes. Fuma cigarrillos de chocolate y come galletas como si fueran cornflakes. En la tienda de bromas que provee los cigarrillos dicen que debe tener muchos sobrinos. Rompe medias como si fueran cáscaras de huevo. Devora tacones -no sabe caminar-. No se come las uñas, eso no. Le fascina es buscarse horquilla en el cabello y romperla manualmente. Adora a Penny en The Big Bang Theory y a veces no entiende lo que dice Sheldon… por eso repite los capítulos y los pausa, toma nota y ha escrito al programa diciendo que hay inconsistencias en diálogos que le atribuyen a la física elementos de la cuántica. También se ha quejado porque Amy se merece a alguien menos egocéntrico. No le responden, eso no evita que siga escribiendo; incluso se atrevió a decir que la serie requería: Parental guide. No es rubia pero lo parece. No es crespa pero le queda bien. No es tonta, sabe hacerse; así fue que logró ser la consentida de papá, pero eso fue hace tanto… que ahora su vicio es ser la preferida de alguien más. Debe ser ejecutivo. Tiene que usar la camisa por dentro. Impecable selección de corbata. Zapatos negros o cafés. Buenas piernas -nada de palitos- Buen culo -qué hacemos, le gustan los hombres con buenos traseros-. Canosos, ama los hombres canosos. Eso nos da una idea de la edad que la atrae. Jóvenes no, por dios, le recuerdan a Sheldon. Los pesca en el centro comercial entre siete y nueve de la noche. Cuando alguien le gusta y va solo, ella simplemente se presenta: mucho gusto, mi nombre es Nora. Ay Nora, Norita, Nora: del centro comercial a la fonda y de la fonda al motel. Tres, cinco, siete aguardientes y está lista. Le fascina amanecer en camas nuevas así sea una vez. Despertar y no reconocer las cortinas. Vivir sin censura y sin ley. Todo la envicia menos enamorarse… eso sí, fue solo una vez.

Facebook Comments

¡VIVE LA LETRA CURUBA!