Las cámaras en tu oficina podrían violar tu intimidad

El gran hermano en la oficina se pierde de poco y tú, acostumbrada a sus ojos vigilantes, no te percatas de que tu intimidad podría estar expuesta.

Y es que las cámaras no sólo graban lo que a tu labor se refiere. Estas se quedan también con tus momentos de descanso y de alimentación; saben cuándo te paras del lugar de trabajo, cuándo regresas a él, cuándo entras al baño y si hiciste una parada técnica para tomar un café.

Por eso, esta herramienta de vigilancia que pretende “mejorar la productividad” al permitir a los empleadores estar en constante conocimiento de lo que sucede al interior de su empresa, no solo podría generarte una situación incómoda: su uso y ubicación podrían ser ilegales a los ojos de la legislación colombiana.

Para entender los alcances en materia de regulación, debemos tener claro que si bien el Estado colombiano defiende la intimidad y las condiciones laborales dignas en cualquier escenario, en Colombia no está reglamentada la grabación de todos nuestros movimientos en la oficina.

Es decir, lo único que ha llevado a las empresas a no ejecutar cualquier acción tendiente a la verificación de las obligaciones de los empleados ha sido el deber de garantizar la dignidad, la honra y el buen nombre por principios constitucionales.

Sin embargo el Ministerio del Trabajo se pronunció sobre el tema en junio pasado, a raíz de una consulta ciudadana. Dijo que para el caso de las cámaras de vigilancia en los lugares de trabajo se debía tener en cuenta la Sentencia T- 768 del 31 de julio de 2008 de la Corte Constitucional, que considera que “la medida debe ser conocida por el trabajador”.

Además, señala una prohibición en cuanto a la ubicación: “Está prohibido instalar cámaras de video para la filmación de la vida íntima del empleado o trabajador, en los lugares de servicios personales o en los locales sindicales, con el fin exclusivo de filmar partes íntimas de la persona, o acosarla en el lugar del trabajo. Esto resulta una intromisión ilegítima y vulneradora de la dignidad y el derecho a la intimidad”.

Palabras más, palabras menos: el Ministerio indica en su concepto que la acción de vigilancia en el trabajo no puede ser constitutiva de acoso laboral.

Ahora, ¿qué dice la ley colombiana frente al acoso laboral?

La Ley 1010 de 2006, “por medio de la cual se adoptan medidas para prevenir, corregir y sancionar el acoso laboral y otros hostigamientos en el marco de las relaciones de trabajo”, define en su artículo segundo el acoso laboral:

“El acoso laboral es toda conducta persistente y demostrable, ejercida sobre un empleado, trabajador por parte de un empleador, un jefe o superior jerárquico inmediato o mediato, un compañero de trabajo o un subalterno, encaminada a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral, generar desmotivación en el trabajo, o inducir la renuncia del mismo”.

Y define sus modalidades en las siguientes:

  • Maltrato laboral
  • Persecución laboral
  • Discriminación laboral
  • Entorpecimiento laboral
  • Inequidad laboral
  • Desprotección laboral

Luego, en su artículo séptimo identifica 14 conductas que constituyen acoso laboral, enmarcadas en un aspecto general en la agresión física o psicológica, la discriminación, las expresiones ultrajantes, comentarios hostiles, amenazas de despido, la burla por la apariencia física, la alusión pública a hechos pertenecientes a la intimidad de la persona, exigencia de otras labores, horarios laborales excesivos, entre otros.

Entonces… ¿las cámaras de video de tu oficina podrían estar violando tu intimidad?

Sí. Y aunque bajo el marco normativo no podemos llamar legal o ilegal la acción de la vigilancia laboral, ya tenemos unas bases sobre las cuales se puede determinar con qué requisitos se debe de cumplir dicha medida.

En ningún caso las cámaras de seguridad en tu empresa podrán violar tu intimidad ni tu dignidad. Su ubicación debe ser en espacios comunes, debes tener conocimiento previo de la grabación, o de la intervención de llamadas o correos, y nunca puede configurarse algún intento de acoso laboral.

Si alguno de estos hechos se presenta en tu lugar de trabajo, debes informar la situación al comité de convivencia laboral de tu empresa. Si no obtienes pronta solución, denuncia ante la oficina de la Regional del Trabajo más cercana.

Facebook Comments

¡VIVE LA LETRA CURUBA!